5/11/08

50

Acabé el proyecto, lo entregué y por fin me mudé a Alicante definitivamente. Me dio mucha pena dejar Valencia después de tantos años. De mi casa de allí lo dejé casi todo exceptuando algunas cosas y por supuesto el mueble que había cogido Lola de la basura y había restaurado, pero eso ya lo conté...

El caso es que volvía a mi ciudad. Con mi familia (sólo mi madre pero siempre ha sido suficiente) y mis amigos, Txema y Lola.

Txema se vino a vivir conmigo y si Lola no había querido venirse cuando estábamos en Valencia ni siquiera se planteaba el venirse con nosotros estando en Alicante. De todas formas le di una copia de la llave para que viniera cuando quisiera. Es una manía que tengo, siempre hago una copia de la llave de mi casa a todos mis allegados.

Me sentía diferente porque sentía que se estaba cerrando una etapa de mi vida para que se abriera otra y eso me agobiaba bastante. Aunque suelo ser bastante pasota con todo así que tampoco me tomaba las cosas muy deprisa, más bien con calma y perdiendo el tiempo, esperando algo pero no sabiendo qué.

En Valencia tenía muchas tardes perdidas con Lola pero ahora ella tenía clase por la tarde así que eso lo perdí. Cierto es que las tenía con Txema pero perder la tarde con otro tío no es muy romántico que digamos, y más si es con Txema que es una persona bastante... absurda.

Así que ahí estábamos los dos. Un viernes por la tarde sentados en el sofá y hablando tonterías hasta que la conversación llegó a más:

- Quizás tenía que haberme quedado en Valencia. ¿Crees que me precipité al venirme aquí?
- No
- Joder Txema, podías haberte explayado un poco más
- Pues que quieres que te diga. Ya estás instalado aquí y ahora a parte de colegas somos compañeros de piso. ¿Qué estarías haciendo ahora mismo si estuvieras en Valencia?
- Pues no lo sé, la hora que es pues no sé, los viernes por la tarde solía echarme unos dardos en el bar de Iñaki
- Oh, vaya plan. Como si aquí no hubieran dardos y bares.
- No sé, creo que me va a costar encontrar mi lugar
- Pero qué dices! Con lo decidido que eres tú. Si no has tardado ni una semana desde que viniste en buscarte un piso y ya no te queda ni una caja por desembalar. Mira aún lo que me queda a mí.
- Pfff
- Además aquí tienes a tu Lolita para cuando quieras verla
- Ni siquiera ha venido aún a ver la casa
- Sí pero en cuanto te descuides estará por aquí revoloteando y cambiando las cosas a su manera
- Es verdad, qué maja... y es verdad que revolotea, esa es la palabra justa
- Venga no te pongas ñoño Javi que no es plan de deprimirse...
- Yo creo que al paso que lleva no vendrá nunca... con lo bien que está ahora con su novio... debería de alegrarme por ella pero para qué engañarnos, me jode
- Con razón se lleva bien ahora con su novio, como que la engaña
- ¿Qué?!

En esos momentos se escuchó ruido de llaves. Y ahí estaba Lola revoloteando con un jersey verde y unas medias rosas.

- Hola chicos, vengo cachonda, ¿hacemos un trío?
- ¿Qué?
- Nada, nada. Que tenías cara de gilipollas y quería espabilaros
- Joder Lola, no juegues conmigo que casi me abalanzo
- Calla Txema... ¿Qué nos traes Lolita?
- Tachán! Os he comprado una planta, mirad, tiene berenjenas!! No me acuerdo cuando me ha dicho el hombre que la regárais pero ese ya es vuestro problema. Pero qué cara lleváis, ¿qué os pasa?
- Nada, que estamos de viernes por la tarde, no pasa nada
- ¿Se puede comer?
- ¿El qué?
- Pues la berenjena
- Ah! Claro Txemita, luego la hacemos al horno, porque mira qué chuletones traigo
- Joder, ¿y eso?
- Hombre porque conozco a Javi y sé que es un soso así que como suponía que no iba a hacer ninguna fiesta de inauguración del piso pues he traído una súpercena y... tequila!
- Bieeeeen!! (Txema se puso a saltar como un niño pequeño y Lola con él)

Yo me había quedado helado con lo que me había dicho Txema. Su novio la engañaba... tenía que saber más pero no quería precipitarme porque debía pensar en todas las posibilidades para hacer el menos daño posible a Lola, aunque daba igual, el daño estaba hecho.

- Tú no trabajabas esta noche Lola?
- Sí, pero lo he cambiado a un compañero
- ¿Y por qué no sales con tu novio?
- Oye Javi, si tenías otros planes sólo tienes que decírmelo y lo dejamos para otro día
- No, no es eso, es como ahora ibas tan bien con él...
- Bueno pero hoy hacía una cena de clase
- ¿Y por qué no has ido con él para que te los presente?
- Eeeh, pues no sé, creo que no iba la pareja de nadie
- Ya vale

Me fui un rato a mi habitación

- Txema qué le pasa a Javi?
- No le hagas caso, últimamente está algo depre pero será por el cambio. ¿Qué más traes en ese bolso?
- Pues palomitas y mi filmoteca de... zombies!!
- Ostia y la trilogía de Evil Dead!! ¿Podemos hacer maratón?
- Podemos no, debemos!

Cuando salí me acerqué a Lola aprovechando que Txema estaba ocupado en vete tú a saber qué. Le pegué un abrazo y le dije: "Me alegro de hayas venido esta noche, echaba de menos tus revoloteos"

2 comentarios:

Peter Punk dijo...

Puefff, que papelón! Hay que ser muy cabrón para ponerne los cuernos a Lola!

Lola dijo...

estoy de acuerdo contigo peter punk, porque mira que es maja esa lola eh?

:P