10/2/09

64

Lola durmió toda la mañana, pero se fue al sofá. Txema no había pasado la varicela tampoco pero según Lola ya estaría incubando el virus. Así que fui a su habitación para contagiarle...

- Ven aquí amigo, dame un besito
- No Javi, no seas cabrón, vete de aquí

No le hice caso y lo abracé, intenté chuparle la cara pero se apartaba y empezó a gritar.

- Dice Lola que ya estarás infectado
- ¿Infectado? ¿Cómo si fuera un zombi?
- Eso es, dentro de nada te empezarán a salir granos y pasarás lo mismo que yo. Que por cierto, me has cuidado de pena...
- Es que pensaba que estabas en la cama por depresión
- Bueno, al principio era eso, pero ni siquiera entraste para ver como estaba
- Bueno, pero convencí a Lola para que viniera. Parece que ya no está enfadada contigo, habla con ella porque fuiste tú el que dijo de no veros por un tiempo
- Me ha visto dos veces desnudo y ni siquiera se inmuta, está claro que no le gusto
- Tío, la primera vez estabas cubierto de sangre y anoche tenías fiebre.
- Bueno, eso también es verdad
- Además a Lola no le gustan los tíos con abdominales, no es tan superficial
- No es que sea un requisito para gustarle, pero si un tío tiene abdominales ninguna chica pone pegas. Vamos a preguntárselo
- Si la despiertas te mata
- Que no, me he pasado dos días con cuarenta de fiebre, estoy eufórico, ven conmigo

Por suerte para mí Lola ya estaba despierta, seguía tumbada en el sofá, pero despierta

- Lola, Txema y yo estamos discutiendo sobre mis abdominales. Queríamos saber si a las chicas les gusta
- Javi, ¿cuándo te has vuelto un idiota de remate?
- Eeeh, no sé pero contesta
- Yo que sé, a mi me la bufa
- ¿Te la bufa?
- Vamos a ver, la pregunta exactamente es si estás bueno para las chicas del planeta o si concretamente estás bueno para mí
- Pues si no es mucha molestia, podrías contestar las dos cosas
- Te estás volviendo un engreído. Sí, estás muy bueno... todas las chicas del planeta querrían salir contigo
- Entonces por qué tú no!
- A mí también me parece que estás buenorro, pero tus abdominales me dan igual, si quieres gustarme déjate barba
- ¿Prefieres un tío con barba a que tenga estos pedazo de abdominales?
- Sí
- Pero es que ya tengo el pelo largo, si me dejo barba no se me verá la cara
- Javi, aunque te dejes barba no voy a salir contigo
- Entonces por qué metes cizaña?
- Porque no paras de preguntarme, no sé que te pasa hoy, estás atontado. ¿Desde cuando te preocupan estas cosas?
- Desde que la chica que me gusta no me hace ni caso
- Javi, te ponía un termómetro cada dos horas, ¿eso no significa nada para ti?
- Vale perdona, sí que es verdad que estoy atontado. Es que como nunca cuentas tus cosas
- Pero si te lo cuento todo. Sabes todo de mí!!
- Sí pero nunca me hablas de chicos.
- Pues pregunta lo que quieras, no te hablo de chicos porque siempre he tenido relaciones largas... y bueno es que no sé, nunca me fijo en chicos, no sé que me pasa
- Eres rara
- Y dale con que soy rara. Oye yo tengo mis momentos calentorros pero no estoy todo el día pensando en lo mismo como si fuera un mono. Además, sé que ahora mismo me vendría bien un revolcón pero no puedo enrollarme con nadie. Me da un poco de asquito
- ¿Asquito?
- Sí, no puedo meter mi lengua en la boca de un desconocido, me da mucho asco
- ¿Ves como eres rara? Es que si lo pintas así también me da asco a mí. Eres demasiado romántica
- No es cuestión de romanticismo. Y si estás pensando que soy frígida la respuesta es no.
- Nunca he pensado eso. Pero sí creo que el capullo con el que saliste ha sido tan malo contigo que vas a tardar bastante tiempo en recuperar la autoestima. Por cierto, al poco de que cortárais yo ya te estaba presionando con lo de salir juntos. Creo que nunca te he preguntado como estabas... Y quería pedirte disculpas porque presiento que te he decepcionado como amigo, ¿no es así?
- Joder, por fin! Menos mal que lo has dicho porque me estaba comiendo por dentro. Es verdad Javi, estaba enfadada contigo porque me has decepcionado. Te fuiste sin decir nada. Yo estaba fatal y no podía contactar contigo y cuando volviste estabas muy distante y de repente me sueltas todo y te enfadas conmigo. Y yo aún no he tenido tiempo de asimilar mi ruptura. Bueno sí, la he asimilado y sé que ya no va a volver pero aún me duele. Y ahora tengo muchos sentimientos confundidos y... y es que a veces...
- Vale Lola, vamos a hacer una cosa. ¿Me perdonas?
- Claro que te perdono. ¿Y tú a mí?
- Ven aquí anda. -Nos abrazamos- Vamos a empezar de nuevo. Vamos a ser los mejores amigos otra vez. Y lo que tenga que pasar, pasará.
- Javi
- ¿Qué?
- Dime que en el bolsillo llevas el mando a distancia o algo así
- No... no es el mando a distancia. Lo siento, es que te has pegado demasiado
- ¿Nos soltamos ya?
- No sé, bueno, pero no mires

En ese momento entró Txema, que al vernos abrazados se unió a nosotros y gritó "dadme varicela". La verdad es que me sentía otra vez yo mismo. Y Lola también volvía a ser ella. Lo que tuviera que pasar seguro que pasaría, pero una cosa ya estaba clara. Por nada del mundo teníamos que romper nuestra amistad.

8 comentarios:

acidgirl dijo...

sencillamente adorables.

dadme varicela a mí también!

dadedidudo dijo...

jajaja eso mismo iba a poner yo!!! un abarazo teletubbi jjajaja menos mal que yo ya la pasé, sino no estaría tan feliz como Txema jejejej

Peter Punk dijo...

ooooOOOooooh!!!

monty dijo...

:)

pasabaporaqui dijo...

Me engaché a tan tierna historia.

al calor de la lumbre dijo...

Buenas:

Me he engullido tres capítulos, andaba perdida.
Qué me gsta a mí esta Lola.
Un abrazo Javi.

Anónimo dijo...

Hala tío date vida

Anónimo dijo...

Una historia tierna, dulce y encantadora, no he podido parar de leer... sigue así.