15/3/08

36

Lola empezó a buscar trabajo desesperadamente pero siempre le cerraban las puertas. Al final acabó en un McDonald's. El peor de todos porque estábamos casi en verano y fue a parar al sitio más turístico. Ese lugar no era trabajo para ella. Lola es una persona buena, dulce y creativa y eso era un nido de víboras.

Así que en verano yo me fui a Alicante por primera vez en mucho tiempo para estar más cerca de ella por si me necesitaba pero casi ni la vi. Algunas noches iba a recogerla porque su novio nunca iba fuera la hora que fuera y Lola siempre salía tarde. Como muy pronto salía a la 1 de la mañana. Fue una locura de verano para ella. Hacía más de 40 horas semanales y le pagaban una mierda. Se le trastornó el sueño porque la ponían a hacer el turno de noche. Empezó a adelgazar por el estrés y por la falta de sueño y entonces fue cuando le dijeron que tenía una taquicardia bastante fuerte.

Porque Lola no sólo trabajaba como una mula. Se encargaba de tener la casa limpia, hacer la compra, cuidar de su hermano y sacaba tiempo para "atender" a su novio. Todo el dinero que ganaba se lo daba a su madre. Tenía tal ansiedad que hasta dejó de tener la regla unos meses.

Un día vino a mi casa totalmente demacrada, con unas ojeras hasta los pies. Algo me comentó que le dio un ataque de risa, hasta le caían lágrimas pero seguidamente esa risa se convirtió en un llanto amargo. Lola pasa de la risa al llanto con mucha facilidad y le suele venir en épocas en las que está muy preocupada o ansiosa.

- Ey Lola, venga no llores
- Es que... no puedo dormir!! Creo que en esta semana he dormido sólo 12 horas. No me han pagado las horas extras y el gerente me ha abroncado y encima he discutido con mi novio!
- Qué le pasa esta vez a tu "querido"?
- Pues que ayer era mi día libre así que nos fuimos a un motel para estar un rato juntos pero me dormí. Él me intentó despertar pero no lo consiguió y ya me he despertado esta mañana. Imagina su cara
- Joder qué imbécil, es que no sé ni por qué te molestas en seguir con él pero no quiero discutir contigo.
- En el trabajo me han ofrecido unas pastillas para dormir
- Lola, no me empieces a tomar mierdas, que para eso dejas el trabajo ese y ya está
- Sí claro, necesito la pasta o qué te crees que me gusta estar sirviendo hamburguesas a unos cuantos gilipollas? Que el otro día me vino un tío con traje y corbata y me trató como a una puta mierda, se pensaba el muy cabrón que estaba en un restaurante de lujo... Y tranquilo, que no voy a tomar ninguna mierda, sólo espero que no me pase como al tío del club de la lucha...
- Venga te invito a un helado
- Qué dices, si trabajo dentro de 4 horas, sólo he venido a tu casa para preguntarte si me dejas dormir aquí un rato.
- ¿A qué hora sales del curro?
- A las 6 de la mañana, pero entre que pasa el bus llego a mi casa casi a las 8
- Anda tira a dormir que en tres horas te despierto...

Durmió como un tronco. Y algo curioso, pone carazas hasta cuando duerme...

4 comentarios:

witt dijo...

Mira que es divertida vuestra historia me dan ganas hasta de escribir un guión para una película (con vuestro permiso y asesoramiento claro, jajá ya se me esta desbordando
El cerebelo) si también hay momentos dramáticos, pero que es la vida si no un camino lleno de vicisitudes que uno mas o menos con algo de intuición sabe sobre llevar.

PD : un abrazo a los dos por hacerme reír ;-)

monty! : ] dijo...

me he leido todos tus posts esta tarde.
felicidades.
es apasionante.
y según he leido, basado en hechos reales..(o eso he creido entender)
ahora me pasaré al de Lola.
¿es verdaderamente como la describes?
de verdad, me encanta.
historias de película.
un saludo.

Peter Punk dijo...

Tu blog es increíble! Es fantástico. Es como si conociese ya a Lola y no me extraña q estuvieses loco por ella, porque parece uns persona fascinante.
Seguiré pasando por aquí, creo q hoy ya me he pegado el atracón leyendo tus 36 entradas de a poquitos y de forma desordenada, pero merece la pena.

Anha dijo...

¿Sabes, Javi? Al final de los finales y en el fondo de los fondos... todas queremos ser un poquito Lola...o más bien dicho, la Lola a la que Javi ve. Me has encantado.